Fumar es un placer

Hay una canción que dice “fumar es un placer… fumando espero al hombre que yo quiero”. Nunca la he escuchado. Otras personas me la han cantado, solamente esas dos líneas. Entiendo que es una canción de los años 40. Aunque nunca la he oído, coincido muchísimo con el mensaje.

Mi mamá me decía: nunca fumes en la calle. Únicamente las prostitutas fuman en la calle. Tal vez a eso se refiere la canción con que “fumando espero al hombre que yo quiero”

Crecí en los años 70 en una familia donde todos fumaban. Papá, mamá, tíos, hermanos, primos, maestros, doctores. Era raro que un adulto no fumara. Los maestros daban sus clases fumando. Los doctores encendían su cigarrito al final de la consulta. Era lo más normal del mundo.

Poco a poco se fueron colando la aterradora realidad que hoy es ampliamente conocida. Lo malísimo que es fumar para la salud de todos, incluso de los que no fuman pero andan por el rumbo de los fumadores.

Es una lástima, porque de verdad, fumar es un placer.

  • Al tomar el cafecito
  • Al finalizar la comida
  • En medio de la plática
  • Cuando tiene uno que usar el cerebro
  • Con la cervecita, cubita, vodkita o lo que sea

Yo aprendí a fumar a los 17 años, nunca olvidaré que estábamos en una fiesta de quince años (es decir, se festejaba un cumpleaños número 15 de una amiga, y no que llegué a la fiesta de 17 años y salí de 32), en un lugar cerrado que se llama Club Campestre. Bueno se llama “Gran Salón del Club Campestre”. 

Ahora en la tercera década del siglo XXI la situación es otra. La última vez que fui al mismo lugar, para una graduación, si uno quería fumar tenía que salir hasta la avenida exterior, es decir, la prolongación del Paseo Montejo. Para lo cual era necesario atravesar todo el estacionamiento, que es enorme, y con tacones, porqué no. 

No gracias, no vale la pena. Me aguanto las ganas de fumar y se acabó. 

Dijo una persona: dejé de fumar, de tomar, comencé hacer ejercicio, comer sano y mi vida se ha incrementado en años. Otra persona dijo: no es que sean más años efectivos de vida. Es que si no fumas, no tomas, no comes grasa ni dulces, los años que vives se te hacen eternos. 

Se supone que es un chiste. 

Comenta acerca del comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s