Archivo de la etiqueta: Literatura

A 250 words description

El hombre espera a que llegue el camión. Acaba de sonar su teléfono, acaba de contestar la llamada, acaba de escuchar una noticia. No lo cree. Está seguro de que no es cierto. Está seguro de que todo es una equivocación y de que ahorita que llegue al O’Horán le dirán que todo fue una horrible equivocación y le pedirán mil disculpas por el error. El regañará a la tonta enfermera que le dijo esa noticia falsa. Todo toma un color vivo. El blanco es blanquísimo, el gris es grisísimo y el polvo se ve negro. El Camión se  acerca y se aleja, moviéndose en cámara lenta. El ruido que escucha se desvanece poco a poco. Todo a su alrededor, la gente con mala cara, los perros callejeros, los vendedores, las tiendas; se mueven extremádamente despacio, dolorosamente lento. El sonido se desvanece y desaparece para inmediatamente regresar a un volúmen enloquecedor y ensordecedor.

El hombre  mira a su derecha, mira a su izquierda, y ve alejarse el camión al que se iba a subir unos segundos atrás. Quiere obligarse a sí mismo a pensar con claridad, como si estuviera borracho y quisiera sobre tdoas las cosas sacudirse la borrachera y tener algo de sobriedad. Pero esta vez, es el dolor lo que lo atonta, el dolor enloquecedor de la noticia que acaba de recibir y que quiere creer que es mentira pero que sabe es verdad.

Logra subirse al camión y ruega al Señor Todopoderoso que se haya subido al verdadero camión, porque ni siquiera fue para percatarse de qué camión era. Automáticamente le dio 5 pesos al camionero y se sentó en el asiento junto a la ventanilla. Sin llorar, sin nada. Sintiendo de nuevo esa borrachera de dolor que jamás desaparecería. Todavía no lo sabía, así sería para siempre.

Mosiváis vs Ibarguengoitia

Encontré este enfrentamiento literario entre Carlos Monsiváis qepd y Jorge Ibarguengoitia qepd. Acerca de una obra de teatro de nombre Landrú escrita por Alfonso Reyes. Todo se explica perfectamente en el enlace. Vale la pena leer a dos luces brillántisimas de la literatura mexicana, entre otras cosas.




Instantes – Jorge Luis Borges

Yo no soy mucho de poesía. Never the less, este poema cambió mi vida y lo adoro.

Si pudiera vivir nuevamente mi vida,
en la próxima trataría de cometer más errores.
No intentaría ser tan perfecto, me relajaría más.
Sería más tonto de lo que he sido,
de hecho tomaría muy pocas cosas con seriedad.
Sería menos higiénico.
Correría más riesgos,
haría más viajes,
contemplaría más atardeceres,
subiría más montañas, nadaría más ríos.
Iría a más lugares adonde nunca he ido,
comería más helados y menos habas,
tendría más problemas reales y menos imaginarios.

Yo fui una de esas personas que vivió sensata
y prolíficamente cada minuto de su vida;
claro que tuve momentos de alegría.
Pero si pudiera volver atrás trataría
de tener solamente buenos momentos.

Por si no lo saben, de eso está hecha la vida,
sólo de momentos; no te pierdas el ahora.

Yo era uno de esos que nunca
iban a ninguna parte sin un termómetro,
una bolsa de agua caliente,
un paraguas y un paracaídas;
si pudiera volver a vivir, viajaría más liviano.

Si pudiera volver a vivir
comenzaría a andar descalzo a principios
de la primavera
y seguiría descalzo hasta concluir el otoño.
Daría más vueltas en calesita,
contemplaría más amaneceres,
y jugaría con más niños,
si tuviera otra vez vida por delante.

Pero ya ven, tengo 85 años…
y sé que me estoy muriendo.

Jorge Luis Borges

Pues que me voy animar a participar

Están abiertas las convocatorias a los premios de Literatura Juvenil «Gran Angular» e Infantil «El Barco de Vapor» convocan Ediciones SM y otras instancias.
El premio son $150,000 pesitos.
Pues me animo. A ver qué pasa. Busco inspiración. Busco reconocimiento. Busco ganar algo y por supuesto, el dinero. También, que mis hijos se sientan orgullosos de mi y me presuman.
 
Este es un cuento infantil «x»; solamente me gustó el dibujo.